Para dar comienzo a un blog que va a tratar sobre el uso de los Datos y de la Inteligencia Artificial en el mundo de las apuestas deportivas, creemos conveniente iniciar tratando de definir estos conceptos.


Los Datos

Comencemos con el más sencillo: los datos. Los datos son representaciones simbólicas de un atributo. ¿Qué? Simplifiquémoslo más. Los datos son fragmentos de información que nos permiten llegar al conocimiento. Además de ello, los datos representan la forma en la que los ordenadores reciben la información.


Los datos pueden no tener sentido si se observan aisladamente, pero cuando se analiza conjuntamente, se pueden extraer patrones que muestran una realidad. Para ello, es necesario aplicar una serie de técnicas estadísticas y de tratamientos avanzados sobre esos datos. Esto es lo que se conoce como analítica avanzada de datos. Esta transformación de datos en información valiosa es de uso muy común en las investigaciones científicas.


Hoy en día, los datos son considerados el nuevo petróleo de la economía digital.


La Inteligencia Artificial

Muy bien. Hemos hablado de datos y analítica avanza, pero ¿y lo que pone en el título del post? ¿Qué tiene que ver todo ello con la Inteligencia Artificial? Pues la respuesta es: TODO. Los datos son la base sobre la que se construye la Inteligencia Artificial.


Veamos algunas definiciones de este concepto. Según el Parlamento Europeo “la inteligencia artificial es la habilidad de una máquina de presentar las mismas capacidades que los seres humanos, como el razonamiento, el aprendizaje, la creatividad y la capacidad de planear”. En esa misma línea encontramos la definición aportada por Amazon: “la inteligencia artificial (IA) es el campo de la ciencia informática dedicado a la resolución de problemas cognitivos asociados comúnmente a la inteligencia humana, como el aprendizaje, la resolución de problemas y el reconocimiento de patrones”. Más directa es la definición que nos da Oracle: “la inteligencia artificial (IA) se refiere a sistemas o máquinas que imitan la inteligencia humana para realizar tareas y pueden mejorar iterativamente a partir de la información que recopilan”.

Ya puestos, vamos a dar nosotros también una definición. La Inteligencia Artificial es la capacidad de las máquinas de replicar la inteligencia humana de forma autónoma. Nótese la inclusión de la palabra “autónoma” en nuestra definición. Para nosotros este concepto es muy importante. Consideramos que la gran ventaja que nos da la Inteligencia Artificial es la hiperautomatización. Piénselo. Imagínese cualquier proceso o actividad que lleve a una toma de decisiones en su vida, como comprar un coche, decidir qué serie ver en Netflix, etc. ¿Cuánto tiempo invertimos en ello? Imagine ahora que una maquina pudiese recopilar cientos de miles de datos relativos a esa decisión y analizarlos todos juntos. ¡Y todo ello en una fracción de segundo! Además, imaginemos que esa máquina no solo garantiza que las decisiones que toma son tan buenas como las de un humano experto en la materia, sino que las supera. A eso es a lo que nos referimos con hiperautomatización mediante Inteligencia Artificial. Simplificar mucho las decisiones que tomamos.


Ahora, vamos a profundizar un poco más. Atendiendo a su tipología, podemos hacer una primera gran distinción entre los tipos de IA: la Inteligencia Artificial Fuerte y la Inteligencia Artificial Débil.

  • IA Fuerte: este tipo de Inteligencia Artificial, también conocida como IA Generalista, es la que conocemos de las películas. Es esa IA que es capaz de resolver cualquier problema del mundo real que se le presente como si de un humano se tratase. No estamos aquí. Esta tecnología, aunque se ha perseguido y estudiado mucho, no es la realidad actual. No sabemos cuándo en el futuro llegaremos a ella, ni siquiera si llegaremos. La búsqueda de esta Inteligencia Artificial ha llevado a la derrota de muchos proyectos de investigación y es la causante de la perdida de interés en el campo y en los conocidos como Inviernos de la Inteligencia Artificial.

  • IA Débil: a pesar de su nombre, hoy en día, es la Inteligencia Artificial más poderosa y ampliamente utilizada. Esta tipología hace referencia a los sistemas que tienen capacidades inteligentes en un campo especifico. Ejemplos de ello serian asistentes de voz, jugadores de ajedrez, filtros de correo electrónico, robo-advisor y tipsters automatizados o incluso el coche autónomo. Todos estos ejemplos muestran una forma inteligente de comportarse en un campo especifico, pero no son capaces de extrapolar ese conocimiento a otros campos.



A diferencia de las maquinas, los humanos somos muy buenos realizando una gran cantidad de actividades inteligentes dispares. Por el contrario, las maquinas ya nos superan en realizar ciertas actividades específicas. Como veremos en próximos posts, los sistemas de inteligencia artificial utilizados para los pronósticos deportivos están tomando un peso cada vez mayor en la industria.

Pero, con carácter general, ¿cómo se usa la IA hoy en día? Bueno pues la verdad es que en nuestro día a día nos encontramos con la Inteligencia Artificial más veces de las que nos imaginamos.

Por ejemplo, cuando sacamos una foto con nuestro smartphone. Sí, así es. El software de la cámara de los smartphones modernos lleva integrado varios sistemas de Inteligencia Artificial que nos ayudan a tomar mejores fotografías. ¿O acaso pensabas que esa habilidad que tienes para sacar las fotos de atardeceres era digna del próximo Pulitzer? 😉

Para aquellos a los que les guste jugar a videojuegos, la IA también les va a traer buenas noticias. Hoy en día, los personajes no humanos de los videojuegos también se benefician de la Inteligencia Artificial para simular comportamientos muy inteligentes que permiten una experiencia más inmersiva. Aunque siendo fieles a la realidad, aún no hemos sido capaces de desterrar esos curiosos personajes secundarios que no dejan de chocarse con la misma pared una y otra vez.

Aunque no está aún en nuestro día a día, los coches autónomos son uno de los máximos exponentes de usos de la IA. Dotados de decenas de sensores, estos sistemas capturan y procesas miles de datos en tiempo real para tomar decisiones inteligentes similares a las que tomaría un conductor humano.

Por último, sin entrar en detalle, enumero más usos actuales de la Inteligencia Artificial: seguridad informática como la detección de spam, reconocimiento facial en tiempo real, automatización de fábricas inteligentes, traducciones instantáneas, sistemas de recomendación, detección de enfermedades, etc.


¿Y todo esto como se hace? Vamos a ponernos un poco más técnicos para responder a esta pregunta (e intentando no aburrir al lector). Aparte del de la ya citada Analítica Avanzada, y el previo procesamiento de datos, el pilar fundamental de la Inteligencia Artificial es el Aprendizaje Automático (Machine Learning en inglés).

(Continua)


Tras muchos años de experiencia en el campo, lo que nosotros sí que tenemos claro es que la Inteligencia Artificial es el presente y futuro de la tecnología. ¿Nos acompañas en la exploración de su uso en el mundo de las apuestas deportivas?

Tags

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.